abril 20, 2024

Mujeres y niñas violentadas: una pandemia bajo la sombra

Por: Sandra Luz Galaz

«Para muchas mujeres y niñas la amenaza es mayor, precisamente allí donde deberían estar más seguras. En sus propios hogares… Sabemos que los confinamientos y las cuarentenas son esenciales para reducir el COVID-19. Pero pueden hacer que las mujeres se vean atrapadas con parejas abusivas.» – António Guterres, Secretario General de la ONU

Ésta declaración de Guterres fue una advertencia al inicio de las acciones para contener la ola de contagios por Covid-19, pero muy pronto se convirtió en una realidad tan fuerte y preocupante, que se definió como la segunda pandemia o la pandemia bajo la sombra. 

En muchos países la convivencia 24/7 con el “enemigo”, se ha convertido para miles de mujeres, en una pesadilla interminable y muchas han perdido la vida en casa, en su hogar, mientras esperaban regresar a la normalidad… 

Informes de ONU Mujeres, señalan que “antes de que existiera el COVID-19, la violencia doméstica ya era una de las violaciones de los derechos humanos más flagrantes. Pero en los últimos 12 meses, 243 millones de mujeres y niñas (de edades entre 15 y 49 años) de todo el mundo han sufrido violencia sexual o física por parte de un compañero sentimental. 

“Y, con el avance de la pandemia del COVID-19, es probable que esta cifra crezca con múltiples efectos en el bienestar de las mujeres, su salud sexual y reproductiva, su salud mental y su capacidad de liderar la recuperación de nuestras sociedades y economías, y de participar en ella.”

“La violencia es un mal general, mundial, universal y de larga historia”, Dra. Rita Segato, escritora, antropóloga y activista feminista argentina

Buscamos razones y encontramos justificaciones: la pérdida de ingresos, el aislamiento, el hacinamiento y las elevadas cantidades de estrés y ansiedad… Todo circunstancial, sin embargo y después del análisis, regresamos al punto que nos recuerda que este problema de salud pública se estudia desde hace años y se documenta desde hace siglos. 

Para tratar de entender ¿qué pasa en la persona violenta? ¿qué detona la fuerza, la ira? ¿Por qué desconoce a su pareja o a su hija, qué lo transforma? ¿Por qué humilla y somete?… Consultamos a la psicóloga Rosa de Guadalupe López Vásquez, especialista en atención a mujeres víctimas de violencia y nos presenta una cadena explicativa:

Situación—=pensamiento—–=emoción—-= conducta

(ejemplo)

Donde SITUACIÓN en un hecho cotidiano: “La mujer no quiere sostener relaciones con la pareja”.

PENSAMIENTO es una interpretación en base a la educación y la carga cultural: “seguro me es infiel”, “tiene otra pareja”… 

EMOCIÓN es ya una manifestación fisiológica: alegría, tristeza, miedo, ira…

Y CONDUCTA es la reacción concreta: los gritos, los golpes, el sometimiento. 

Esquema básico que requiere detenernos en el punto del pensamiento y es que, nos explica, aquí es donde se conjuga el tipo de educación que recibe una persona en su familia, las costumbres, el tipo de padres que lo educaron y cómo contribuyeron a la formación de su personalidad. 

De tal forma que, ante una misma situación, distintas personas tienen diferentes pensamientos y por lo tanto sus emociones y su conducta también son diferentes.

En otro esquema la psicóloga sitúa al agresor como el emisor, ubica a la víctima como receptora (que también tiene actitudes y reacciones producto de sus propios pensamientos) y suma otro elemento: los observadores que pueden ser pasivos (personas cercanas que refuerzan las conductas agresivas o sumisas) o activos (que re empoderan a la víctima y la acompañan en el proceso de solución). Y de aquí se desprende la búsqueda de opciones de solución:

Primero lo urgente: si estás o conoces a alguien que viva en situación de violencia… 

1.- Has conciencia (acepta que vives en situación de violencia).

2.- Protégete y protege a tus hijos e hijas (identifica redes de apoyo).

3.- Rompe el ciclo de violencia.

4.- No te sientas culpable.

5.- Pide ayuda profesional.

Y luego vamos a fondo:

Un paso importante es hablar de este tema en casa, reflexionar, ubicar conceptos y trabajar a profundidad, primero tratando de desconfigurar el mandato de masculinidad que tanto daño ha causado por generaciones y al mismo tiempo, fomentar la autoestima en nuestras familias, el respeto, la tolerancia, la igualdad y la responsabilidad; además de aprender a identificar nuestros pensamientos y manejar nuestras emociones.

Sin duda, un tema difícil pero que necesitamos tener siempre presente para evitar dolor y muerte, para cortar con herencias y costumbres que dañan a nuestras familias, para crear mejores personas, comunidades pacíficas y justas.Recordemos que “la violencia no es normal” y que “no estás sola”.

Emerge Center Against Domestic Abuse

Apoyar a mujeres, niñas, niños y personas vulnerables víctimas de violencia es un compromiso social, pero, que debe realizarse de manera profesional, por tratarse de un problema donde está en juego la estabilidad emocional de las personas y en algunos casos, la vida misma.

Buscamos opciones para ofrecerte, en caso de que necesites apoyo si te encuentras en esta situación o sabes de alguien que lo requiera y encontramos Emerge Center Against Domestic Abuse, organización benéfica que puedes encontrar en el centro de Tucson Arizona.

Agradecemos a Daniela Muñoz-Álvarez, Directora de Servicios de Emergencia en Emerge Center Against Domestic Abuse, por atender a SunMagazine y por responder a nuestras preguntas.


Sandra Luz Galaz (S.L.G.): En estos meses de contingencia por la pandemia por covid 19 ¿Qué ha pasado con los casos de violencia doméstica o contra las mujeres?

Daniela Muñoz (D.M.): Los casos de abuso y violencia están en los mismos niveles que vimos antes de la pandemia. Es importante recalcar que, a pesar de tener este nivel de necesidad de servicios en nuestra comunidad, estamos impactados por la pérdida de personal en programas que proveen servicios. La necesidad de servicios como la línea gratuita de crisis y el refugio de emergencia para víctimas de violencia doméstica siguen incrementado.   

S.L.G.: Según su experiencia. ¿Qué tipo de violencia es la que se presenta con más frecuencia? 

D.M.: El abuso es una serie de acciones y comportamientos coercitivos que puede empeorar con el tiempo. En muchos de estos casos, puede ser de tipo emocional/psicológico y económico. En algún punto, la persona que comete el abuso puede llegar a sentir que es necesario recurrir a diferentes tácticas para mantener control sobre la víctima. El abuso físico es la táctica que se utiliza con mayor frecuencia. Nosotros en Emerge vemos y entendemos que, todas estas tácticas se pueden utilizar en contra del bienestar de las personas que buscan ayuda, a través de nuestra agencia y que, en muchas ocasiones están experimentado el impacto de todas estas tácticas a la misma vez.  

S.L.G.: ¿Qué podemos recomendar a las mujeres víctimas de agresión?

D.M.: Cuando alguien está listo(a) para buscar ayuda y empezar a hablar sobre qué está pasando en su relación, es importante que sepan dónde pueden ir para recibir apoyo. Este apoyo puede venir de una amistad, un ser querido o una agencia como Emerge.

La verdad es que no hay una manera única de responder en estos escenarios ya que cada persona tomará las decisiones que les convengan. En Emerge no decidimos o recetamos lo que va a ser mejor para nadie. Entendemos que cada individuo es experto en su propia relación. Estamos aquí para escuchar y crear planes de seguridad acordes a las necesidades de las personas. Además, proveemos recursos adicionales, ya que entendemos qué es lo que se requiere en ese momento para aumentar la seguridad y minimizar el riesgo de violencia.

S.L.G.: En materia de prevención ¿Qué podemos hacer?

D.M.: La violencia doméstica puede afectar a cualquier individuo, pero afecta en niveles más altos a comunidades marginadas. Es por esto, que la prevención es un problema comunitario, no individual. Estas medidas preventivas incluyen una expansión de programas y servicios sociales que incrementen la educación sobre relaciones íntimas y saludables, programas que exploren el significado de tener una identidad masculina saludable y a través de generaciones. Igual de importante, es la influencia de gente con poder en niveles de gobierno y con acceso a recursos económicos que tienen que iniciar estas conversaciones con aquellas comunidades que están más impactadas por violencia. Tenemos que escuchar a estas comunidades y empezar a proveer los recursos que ellos encuentran más necesarios y a largo plazo.

S.L.G: ¿Qué servicios ofrecen en la organización que usted representa?

D.M.: Tenemos una variedad de servicios para los diferentes niveles de impacto que crea la experiencia de abuso y violencia doméstica. Esto incluye servicios de emergencia para alguien que necesita hablar sobre sus experiencias por medio de una línea de crisis y servicios de refugio cuando se tiene la necesidad de huir de su hogar. También tenemos dos oficinas comunitarias donde se ofrece apoyo individual, planes de seguridad, ayuda para navegar sistemas legales y grupos de apoyo para personas que se identifican como mujeres y niños.

S.L.G.: ¿Cómo se puede tener acceso a estos servicios?

D.M.: Se puede conectar a todos nuestros servicios por medio de nuestra línea de crisis, 520-795-4266.  Para nuestra oficina comunitaria, Voces Contra la Violencia, se puede llamar directamente a 520-881-7201.

Así es como conocimos a esta institución donde saben que el problema de violencia doméstica no tiene una solución simple. Nos invitan a conversar y crear planes de acción solidaria con sobrevivientes de abuso. Y nos recuerdan que todos tenemos la responsabilidad propia y colectiva de cambiar los ambientes de nuestra comunidad y cómo respondemos a la violencia íntima.  

Todos los servicios de Emerge Center son totalmente gratuitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Privacy Preference Center

Strictly Necessary

These cookies are essential for websites built on Wordpress to perform their basic functions. These include those required to allow registered users to authenticate and perform account related functions.

wordpress_test_cookie, wordpress_{hash}, wordpress_logged_in_{hash}, wp-settings-{user_id}, wp_sharing_{id}

Close your account?

Your account will be closed and all data will be permanently deleted and cannot be recovered. Are you sure?