Mi lista de deseos …

Por: Dra. Nadia Alvarez Mexia 

Este año he decidido cambiar mi lista de propósitos con calendario anual, a una lista de deseos que busco alcanzar durante las fiestas decembrinas. Estuve pensando en lo que ha pasado en los últimos años, y aunque siempre se recomienda planear, este fin de ciclo he decidido hacer una lista pequeña de algunos deseos y dejarme llevar por un período corto, las circunstancias, las pretensiones y lo que la vida me presente. 

No voy a contar mis deseos porque dicen que luego no se cumplen, pero son cosas muy sencillas sin demanda, ni visión y tal vez, sin ambición alguna. Los he identificado a través de las ausencias, las añoranzas y las vivencias que no he tenido o que añoro volver a vivir.  Estoy incluso pensando que tal vez durante el trayecto, me permita cambiar estos deseos y dejarme llevar por el sentimiento y la corazonada. Incluso me he preguntado, ¿Por qué debemos esperar todo un año para cumplir algo que deseamos? Entiendo la parte de planear, visionar y definir pasos concretos para un objetivo.  ¿Pero en el plano personal? Parece que la situación de los últimos años nos ha mostrado, más que nunca, que la vida es efímera, que todo cambia de un día a otro, y que ¿Por qué esperar? 

Hay cosas ¡que no pueden esperar! Como contemplar el atardecer, llamarle a un amigo, degustar ese helado de vainilla, caminar descalzo, ir al cine o simplemente tener un gesto de calidez y cariño con otro ser humano o tu mascota o un desconocido. ¿Por qué hay que esperar cada época decembrina y cada fin de año para visualizar lo propuesto?  Si la vida es de momento, de instantes, de vivencias y recuerdos. ¿Tienes el deseo de hacer algo y no has encontrado el momento?  créeme ¡nunca lo encontrarás!  El momento es este momento, este segundo, este minuto, o esta hora y día, ¿por qué esperar a comerte 12 uvas o hacer un brindis?  Cuando puedes cumplir algo sencillo, no requiere ser complicado pero que te reconforte, que te revitalice, que te haga bien o brinde bienestar al prójimo. 

Me he propuesto esta lista de deseos, y no sé si se vayan a cumplir, pero no pierdo la esperanza y la fe. Últimamente he leído que cuando uno deja de pedir, y simplemente agradece, las cosas suceden. Así que, aunque esto suene algo revuelto, porque tengo deseos… Por otra parte, dejaré que sea el momento, tal vez, me sorprenda con otro deseo que hoy mismo no he sentido o pensado. 

Quiero hacer este ejercicio, y romper un tanto con la rutina, y llevar a un plano de consciencia el aprendizaje que nos ha dado esta crisis de salud pública, sin darle lugar a que sea un temor, sino una oportunidad de repensar, ¿cómo es que podemos dejar la angustia de trazar un camino por permitir a la procedencia de hechos inesperados dar toques de matices a nuestra vida? ¿Has pensado en una lista de deseos? Piensa en actos sencillos, en circunstancias que no requieran más que el esfuerzo de abrir tu corazón, y experimentar lo que te puede revitalizar. 

No te cuestiones, y no temas, piensa que la vida es un parpadeo y  permitirnos el dejarnos llevar en un período,  ¡se vale!, de tal manera que podamos reconectarnos con lo que somos, lo que fuimos y tal vez lo que seremos. La vida es como cuando uno navega un barco, y la tormenta nos sorprende, tal vez nuestro ser corra peligro, entonces, en ese trayecto, no pierdas la oportunidad de disfrutar de una puesta de sol, de observar el vuelo de las gaviotas, de escuchar el golpeteo de las olas. ¿Has pensado en tu o tus deseos?  Esos que no requieren de un plan, de una serie de pasos, y de calendarios a largo plazo… si no lo has hecho, puedes hacerlo hoy.

Que el período decembrino sea para ti y los tuyos, no la antesala a esperar todo un año para disfrutar de lo sencillo y cotidiano, que en esta época puedas cumplir deseos o un deseo… sino algo que te haga sentirte vivo y que vale la pena estar con todos los sentidos en este plano. Mi primer deseo es que… “así sea para ti”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *