Molino Harinero, ‘barrera’ contra Pancho Villa

Al edificio histórico emblemático de Agua Prietas, el General Plutarco Elías Calles le mandó colocar, en 1915, uno de los reflectores para combatir los ataques de noche del Centauro del Norte, a la plaza de la entonces Comisaría.

Por Francisco Carrillo/ Sun Magazine

Uno de los edificios antiguos y también emblemáticos de la ciudad de Agua Prieta es el molino harinero, el cual se comenzó a construir en 1906. Este inmueble resguarda historia revolucionaria, ya que durante los primeros días de noviembre de 1915 el Centauro del Norte Pancho Villa atacó a la plaza de la entonces Comisaría de Agua Prieta, y como a Villa le gustaba atacar de noche, el entonces comisario General Plutarco Elías Calles tuvo la sagacidad de poner reflectores en puntos estratégicos, y uno de estos fueron colocados en el patio de esta empresa productora de harina.

Inicialmente esta instalación funcionó como Tienda Haymore y su propietario era Franklin De Marcus Haymore, aunque en realidad era Sonora Mercantil Company.

Fue exactamente el 28 de enero de 1912 se hizo público el anuncio de que se dotaría a Agua Prieta de un molino harinero, el cual sería inversión de las familias Lilly White y del propietario Franklin de Marcus y así fue como fundaron la empresa harinera The American Milling Company.

La construcción de dicha empresa fue porque el molino harinero de la localidad de Colonia Morelos ya rebasaba su capacidad de producción, en dicho centro de trabajo se desempeñó como fogonero el señor Andrés Tabanico Medéhuari.

La producción en el molino de Agua Prieta era tal magnitud que se tuvo que conseguir un permiso para tener un ramal del ferrocarril que llegaba hasta la bodega del molino para cargar el producto que ahí se generaba.

Esta empresa con el tiempo fue vendida a Santiago Smithers que había llegado a Agua Prieta a principios de 1912 y después fue propiedad de los mormones hasta 1928.

Posteriormente perteneció a la compañía Anderson Clyton cambiando la razón social a Molino Harinero Estrella S.A. y actualmente una parte del inmueble funciona como almacén de una empresa nacional, donde se resguarda la historia.

A pesar de ser propiedad particular, se puede acceder de manera pública al interior del mismo, el cual cuenta con 4 niveles, y se puede encontrar costales de principio de siglo, cáscaras de trigo que ahí se molía, polvo disperso de la harina que ahí se produjo, una caja fuerte que nunca se ha podido abrir y una balanza antigua. Para gestionar alguna visita es cuestión de acudir a hablar con el gerente de la empresa que actualmente alberga el inmueble, el Ing. Pedro Flores Sandoval, y sobre todo, cuenta con cámaras de seguridad de circuito cerrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *